Osteopatía

La Osteopatía se basa en que todos los sistemas del cuerpo trabajan conjuntamente, están relacionados, y por tanto los trastornos en un sistema pueden afectar el funcionamiento de los otros. El tratamiento, que se denomina manipulación osteopática, consiste en un sistema de técnicas orientadas a aliviar el dolor, restaurar funciones y promover la salud y el bienestar. Utiliza un amplio abanico de técnicas (impulsos de alta velocidad y corta amplitud, técnicas funcionales, inhibición...) para devolver la armonía y el equilibrio que causan enfermedades e inhiben la recuperación.

Según sus principios, por medio de la manipulación del sistema músculo-esquelético, se pueden curar las afecciones de órganos vitales o enfermedades, ya que esta manipulación ayudaría a revitalizar el riego sanguíneo o devolver el grado de movilidad normal a la articulación dañada y por tanto a la curación del paciente.

La osteopatía se imparte como estudios de segundo ciclo (5 ó 6 años en función de la universidad, Reino Unido, Francia...). En EEUU son equiparados a los médicos por lo que pueden recetar y practicar la cirugía.

Cabe destacar también que para acceder a los estudios de osteopatía en España previamente se debe estar en posesión de la Diplomatura de Fisioterapia.

Tipos de osteopatía

Dependiendo la parte del cuerpo en la que se centran, hay diferentes disciplinas:

Osteopatía articular

Dedicada al restablecimiento del aparato músculo-esquelético y de la postura, centrándose en la columna vertebral y traumatismos.

Osteopatía craneal

Se centra en los problemas craneales y su influencia en el Sistema nervioso central.

Osteopatía visceral

Enfocada hacia la curación de órganos y vísceras, mejorando la función de estos mediante manipulación para conseguir un mejor riego sanguíneo.